¿Qué es una Mini BMX y para qué sirve?

que-es-una-mini-bmx

Pasión, diversión y horas que pasan en un suspiro. Esto es lo que ofrecen las Mini BMX. Pero… ¿cómo son exactamente estas pequeñas bicicletas urbanas? Te explicamos todos los detalles para que las conozcas bien antes de ponerte sobre los pedales. 

¿Qué y cómo es una Mini BMX?

Las Mini BMX son bicicletas parecidas a las BMX, pero con unas dimensiones mucho más reducidas. El cuadro es más pequeño y pegado al suelo. Además, las ruedas son de menor diámetro y más anchas para tener el suficiente agarre para hacer piruetas. 

El manillar es muy parecido al de las BMX. De hecho, incluso sus dimensiones son bastante similares, ya que se necesita un manillar grande para poder controlar bien los movimientos en tan poco espacio. 

En definitiva, la gran diferencia que tiene la Mini BMX con su hermana mayor es su facilidad de uso y manejabilidad. Por otro lado, también hay que destacar la menor distancia entre ejes y la mayor estabilidad (gracias al reparto del peso y a un centro de gravedad más bajo).  

Las Mini BMX son las bicicletas perfectas para los apasionados de los trucos y piruetas en los bikeparks, pero se necesita algo de práctica y técnica para controlarlas al 100%.

Sus características convierten a la Mini BMX en un instrumento casi perfecto para que tanto niños como adultos puedan llevar a cabo saltos y giros. No obstante, sus pequeñas dimensiones hacen que sea necesaria un poco de práctica para controlarla bien. Sigue leyendo y te darás cuenta de que estas bicis se convertirán en todo un reto para ti. 

¿Para qué sirven estas bicicletas?

Para pasarlo en grande. Para eso sirven, fundamentalmente, estas diminutas bicis. Su tamaño es el idóneo para hacer piruetas, trucos y giros en los bikeparks de la ciudad, pero no tanto para pasear por las calles (para esto último las BMX son una mejor opción). 

Controlar las Mini BMX no está reservado solo para los más apasionados de las cabriolas. ¿Por qué? Pues porque tanto a niños como a adultos les resultará mucho más fácil hacer trucos y acrobacias con una Mini BMX que con cualquier BMX de 16″, 18″ o 20″.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los movimientos del rider deben ser mucho más rápidos, cortos y precisos que en las BMX tradicionales. Además, los saltos se llevan a cabo más cerca del suelo (no se levanta tanto), por lo que no da mucho tiempo a hacer movimientos largos. 

Como ves, las mini BMX son las mejores amigas de los amantes de la técnica. ¿Estás pensando en convertirte en uno de ellos? Comparte este artículo en tus redes sociales y haz que tus amigos también se enganchen a este apasionante deporte. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *